PRESBICIA Y VISTA CANSADA

“La presbicia o vista cansada es una dificultad visual que aparece con el paso de los años y que produce problemas al enfocar los objetos cercanos.”

El cristalino, una lente natural del ojo, realiza el esfuerzo necesario para ver bien de cerca. Este esfuerzo, que se conoce como “reflejo de acomodación”, se va haciendo más difícil con los años y, como consecuencia, los objetos situados en la visión próxima se ven peor.

Síntomas de la presbicia

  • Extender los brazos o levantar las gafas para no ver borroso.
  • Fatiga visual y dolor de cabeza al leer de cerca.
  • Picazón o molestia en los ojos al trabajar con la computadora.
  • Dificultad para leer letras pequeñas.
  • Objetos lejanos algo borrosos.


La presbicia no es una enfermedad, es una evolución
natural de la vista a partir de los 40-45 años.


¿Prevenir la vista cansada es posible?

La vista cansada es una consecuencia inevitable del paso de los años, una evolución natural de la visión y, por tanto, no se puede prevenir. Todas las personas acaban teniendo presbicia más tarde o más temprano, aunque lo más frecuente es que se manifieste a partir de los 40-45 años.

Aunque la vista cansada no se puede prevenir, sí es posible corregir sus efectos con diferentes métodos.
El más común: las lentes oftálmicas.

Cómo se corrige la presbicia

Lentes Oftálmicas

Es la solución más sencilla (y más extendida)
para corregir esta dificultad visual.

Lentes de contacto

Existen lentes de contacto para paliar
los efectos visuales de la vista cansada.

Operación quirúrgica

La presbicia o vista cansada
también puede ser operada.